lunes, 18 de abril de 2011

Grandes verdades de Karl Popper

Keduin Albarrán (keduin@hotmail.com)

Benito Peña (benitojpr@gmail.com)

Humberto Peña (humbertop77@hotmail.com)

Nelly Peña (bebachora@hotmail.com)

Justa Peña (japr07@hotmail.com)






“Contra las Grandes Palabras” es el nombre que le da Popper a uno de los capítulos de su libro “In Search of a Better World”, a través del cual realiza una aclaración del origen de estas reflexiones, planteando de esta manera, que las ideas reflejadas en este capítulo surgen en repuesta a una carta enviada por Herr Klauss Grossner, donde le pedía una entrevista escrita sobre el estado de la filosofía Alemana, a la cual el dio respuesta y posteriormente Gressner publicara en uno de sus libro.

A través de estas reflexiones Popper plantea que comenzó siendo socialista en la escuela secundaria, sin embargo, a los 17 años se convirtió en opositor de Marx, ya que a través de diversos encuentros entre comunistas, logró intuir que el creciente poder de la maquina del estado constituía el peligro supremo para la libertad personal, en tal sentido, Popper plantea que había que mantenerse en combate contra esa maquinaria.

Es este orden de ideas, Popper afirma que el no era un socialista intelectual, mas bien, era un socialista activo, de fondo, pues, a pesar de conocer la filosofía socialista intelectualmente, la practicaba, es por ello que aprende ebanistería y presentó los exámenes de obrero calificado, trabajó en hogares de niños, fue maestro de primaria, y de esta manera el mismo dice “He sido un socialista práctico, y no me he quedado simplemente en las ideas”.

De igual manera Popper afirma que “Todo intelectual tiene una responsabilidad muy especial. Tiene el privilegio y la oportunidad de estudiar. A cambio, él le debe a la sociedad el compromiso de representar los productos de su estudio en el modo más simple, claro y modesto que pueda. “Lo peor que pueden hacer los intelectuales es intentar erigirse en grandes profetas por encima de los demás seres humanos e intentar impresionarlos con filosofías enredadas. Quien no puede hablar con sencillez y claridad debería quedarse callado hasta que pueda hacerlo”.

En respuesta a la pregunta realizada por Grossner acerca de los problemas sociales que subyacen en los trabajos de Popper, el plantea que todos sus trabajos de filosofía están conectados a problemas no filosóficos y afirma que “los genuinos problemas filosóficos están enraizados en urgentes problemas ubicados más allá de la filosofía y mueren si decaen esas raíces”, es por ellos que los escritos corrientes de Popper están ampliamente dedicados a la lucha contra el irracionalismo y subjetivismo en Física y en otras ciencias, especialmente las sociales. De esta manera se puede afirmar que los trabajos de Popper van siempre al intento de profundizar problemas complejos con mayor precisión posible, tratando luego de resolverlos.

Popper también retoma a través de sus investigaciones, problemas que ya había resuelto en años anteriores, con la intención de fijar soluciones, otras veces para identificar los nuevos problemas que surgen de la solución sugerida o para establecer nuevas vinculaciones, entre estos problemas tenemos: el problema de la Demarcación, el problema de la Inducción, el problema del Realismo, problemas de la Objetividad, el estado en la teoría de la Selección Natural de Darwin, el problema mente cuerpo, entre otros.

Del mimo modo, afirma Popper que la tesis de que no sabemos nada es fuertemente intencionada. Es importante nunca olvidar nuestra ignorancia, por tanto, deberíamos pretender saber algo y nunca deberíamos usar palabras grandilocuentes.

Lo que Popper llamó pecado capital, la presuntuosidad de los medianamente educados, es simplemente lanzar palabras al aire profesando una sabiduría que no se posee. La receta consiste en tautologías y trivialidades condimentadas con paradójicos disparates.

Si embargo, a través del pensamiento de Popper, se puede evidenciar que una de sus grandes preocupaciones a lo largo de todos sus escritos, es precisamente lograr escribir con un lenguaje sencillo y entendible a todos los lectores que accedan a sus escritos. Y critica profundamente a aquellos autores que escriben con palabras grandilocuentes y al final no explican nada, solo logran confundir a los lectores y así, hacerse llamar profundos en sus escritos.

Es por ello que Popper afirma que cuando un estudiante llega a la universidad, no sabe qué criterios aplicar y, así, adopta los que encuentre. Y como los estándares intelectuales en la mayoría de los departamentos de Filosofía permiten la pomposidad y el presunto conocimiento, aún las mejores inteligencias quedan desviadas. Y aquellos estudiantes que son irritados por los falsos supuestos de la filosofía dominante se convierten en oponentes de la filosofía y con razón. Entonces ellos creen, equivocadamente, que tales supuestos son los de la clase dominante y que una filosofía influida por Marx sería mejor. Pero el disparate de la moderna izquierda es aún peor que el de la moderna derecha.

Popper es humilde en sus reflexiones al afirma que nunca a enseñado de forma dogmática o autoritaria y de esta manera afirma que siempre se le ha pedido a los estudiantes que interrumpan las conferencias cuando no entiendan algo o cuando no estén de acuerdo; es por ello que nunca fueron tratados condescendientemente.

Popper a través de sus reflexiones insiste en que el no quiere convertir a nadie, simplemente platea problemas y soluciones tentativas a los estudiantes, siempre aclarando cual es su posición, es decir, que le parece correcto y que creé que es falso, Así, no propone ninguna doctrina filosófica ni ninguna revelación, más bien, pone por delante problemas y soluciones tentativas y éstas son examinadas críticamente.

La epistemología de Popper implica que las ciencias naturales no comienzan con mediciones, sino con grandes ideas y que el progreso científico no consiste en acumulación ni clarificación de hechos, sino en ideas intrépidas y revolucionarias, que entonces son sometidas a aguda crítica y examen.

En lo concerniente a las Ciencias Sociales, Popper hace énfasis en un enfoque práctico, es decir, el combate a los males, al sufrimiento evitable y a las evitables carencias de libertad. En el área de las Ciencias Sociales lucha contra el hábito de falsificar las cosas.

En síntesis Popper casi siempre ha trabajado sobre problemas científicos estrictamente definido, estando siempre a favor del argumento crítico, contra las palabras vacías y contra la presuntuosidad e inmodestia intelectual y contra la traición de los intelectuales, afirma Popper que lo intelectuales son responsables de casi todas las miserias, ya que no se esfuerzan en ser intelectuales honestos.

Referencias Bibliográficas

Popper, K. (1984): Contra las Grandes Palabras ("Against Big Words"), en Popper, K. (1992): In Search of a Better World. Lectures and Essays from Thirty years. London/NY: Routledge (Traduccion: José Padrón).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada